Cruce de caminos

La provincia de Zaragoza representa una encrucijada de caminos de la que surgen paisajes y matices llenos de encanto, lugares históricos y rincones naturales que acrecientan la estética de sus contrastes. Cariñena y su vinculación hacia el mundo de la vid, Daroca, ciudad histórica por excelencia, y el silencio del antiguo Belchite son tres de esos puntos clave.

Tradición vinícola

El devenir de Cariñena pasa inexorablemente por vides y vinos. Su arraigo hacia este mundo ha predicado a los cuatro vientos su nombre, un apelativo que sustenta una de las denominaciones de origen vinícolas más antiguas del país. Toda esta tradición vinícola está reflejada en las gentes de Cariñena, en su dedicación hacia la vid y en el bagaje que la experiencia aporta. Pero además de vino, la antigua Carae tiene otros muchos encantos.

Si esta localidad alardea de tradición e historia, Daroca hace lo propio con sus recursos arquitectónicos y culturales. Entre sus murallas aparecen pinceladas de culturas y estilos que forman un magnífico compendio de sensaciones. La cercana Laguna de Gallocanta es otro de los lugares dignos de admirar, un espacio natural animado de visita casi obligada.

Belchite es el tercer punto de este triángulo imaginario. El pueblo antiguo es un espacio estremecedor, un lugar todavía vivo.

En definitiva, tres zonas donde las formas no mantienen ninguna regla, donde el paso del tiempo recuerda épocas pasadas y donde la tradición ejerce las funciones de elemento conector de todas ellas. Conocerlas supone todo un placer.

Cariñena: La ciudad del vino.

La historia de Cariñena ha estado estrechamente vinculada al mundo del vino, su principal estandarte.

Pero además de vinos y bodegas, Cariñena tiene otros muchos encantos. De todos ellos hay dos que tienen mucho que ver con la tradición vinícola de esta localidad: la Casa Consistorial y la Fuente de la Mora. El edificio corresponde a un palacio de estilo renacentista construido en el siglo XVI y junto a él se alza la Fuente de la Mora que el día de la Fiesta de la Vendimia sustituye el agua de sus caños por vino. Esta tradición data de 1585 con la que Cariñena quiso honrar la visita de Felipe II. Como construcciones religiosas destacan la Iglesia de Ntra. Sra. de la Asunción, con numerosos encantos en su interior y su imponente torre, y la Iglesia de Santiago, la antigua sinagoga de la ciudad.

Cruce De Caminos Cariñena

Otros lugares de interés:

  • Torreón de las Monjas y murallas: Única edificación superviviente de las antiguas murallas.
  • Arco del cordero: Uno de los dos que existen en el mundo. Su homónimo se encuentra en la ciudad belga de Brujas.
  • Casa de los Arazuri y Casa de la Castana: Dos muestras de arquitectura aragonesa de los siglos XVI y XVII.
  • Santuario de Nuestra Señora Virgen de Lagunas: A ocho kilómetros de Cariñena. Además de su interesante iglesia llama la atención el pinar, las barbacoas y los comedores ideales para un día de campo.
Cruce De Caminos Museo Del Vino Cariñena

Ruta del Vino Campo de Cariñena

La Asociación para la Promoción Turística de la Ruta del Vino del Campo de Cariñena aúna los esfuerzos de diferentes establecimientos con el objetivo de ofrecer nuevas propuestas turísticas en torno al vino, de manera que puedas disfrutar de este genuino territorio a través de su variedad paisajística, monumental, culinaria y enológica.

Museo del vino

La casa de la vid y del vino, o lo que es lo mismo, el Museo del vino de Cariñena se encuentra ubicado en una construcción que albergó desde 1.918 una bodega y cuya característica arquitectónica predominante es la fachada que siguió el modelo industrial de principios de siglo. Hoy también acoge la sede del Consejo Regulador de la Denominación de Origen.

Sus dependencias ofrecen un sensacional recorrido por la historia y la tradición vinícola que se completan además con aula de catas, enoteca con todas las empresas pertenecientes a la denominación, sala de degustación, tienda especializada en artículos relacionados con el vino y otros espacios en los que el vino de Cariñena ejerce de magnífico anfitrión. Un lugar de visita obligada.

Una comarca repleta de encantos

  • El legado mudéjar: El arte mudéjar está presente en buena parte de esta comarca. De todo éste testamento sobresale la torre de la iglesia de la Asunción de Nuestra Señora en Longares. Su reciente restauración le ha devuelto el esplendor visible desde todos los puntos del municipio.
  • Otra muestra la encontramos en Mezalocha, en la iglesia de San Miguel Arcángel y en su impresionante torre construida en el siglo XVII. La torre de la iglesia Nuestra Señora de los Ángeles, en la localidad de Villanueva de Huerva, es otro de los claros ejemplos mudéjares instaurados en el Campo de Cariñena.
  • Un oasis natural: Bajo la Ermita de la Virgen de la Fuente de Muel y sosteniéndola se encuentra un magnífico muro romano reflejado en el estanque inferior cuyas aguas impregnan de color, sin duda, el parque más hermoso de cuantos existen en esta comarca. Cascadas, riachuelos, arboledas, paseos y rincones forman un oasis natural lleno de magia. Pero no habrá que perder detalle de la ermita superior ya que en ella aparecen frescos pintados por Goya en las pechinas. Un lugar encantador.
  • Sierra de Algairén: Forma parte del sector central del sistema ibérico zaragozano que, a su paso por la comarca de Cariñena atraviesa los municipios de Aguarón, Cosuenda y Almonacid de la Sierra. Existen numerosas pistas y senderos que marchan adentradas en bosques donde se pueden encontrar rebollos, quejigos, carrascas e incluso, como único bosque en Aragón, alcornoques. El Santo de Aguarón y el Raso de la Cruz, conectados por la misma pista forestal, son dos hermosos lugares para disfrutar de un día al aire libre con merenderos para organizar una comida de campo.

Disfrutar Daroca

Cruce De Caminos Castillo De Daroca

Realizar una prolongada visita cultural. Castillos, murallas, palacios, puertas e iglesias son algunos de los atractivos que despliega esta ciudad y que la afianzan como uno de los centros monumentales más importantes de Aragón.

Un recorrido por Daroca se puede planificar de distintas formas, aunque el más recomendable transcurre por la Calle Mayor que se encuentra franqueada por dos puertas: la Baja y la Alta. Éstos impresionantes pórticos nos conducen hacia el interior de la localidad y pasan directamente por el centro urbano en donde aparecen numerosos palacios e iglesias. Junto a la puerta Baja aparece la Fuente de los Veinte Caños y, a escasos metros, El Ruejo, un monumento dedicado a una piedra de molino y que según la leyenda evitó en el siglo XVI que la ciudad fuera inundada.

Pero lo más destacado de Daroca, la primera imagen que muestra, es la muralla y las distintas torres que se extienden a lo largo de cuatro kilómetros y que servían como elemento defensivo. Recorrer la muralla durante algo más de dos horas supone todo un espectáculo ancestral en el que se van sucediendo castillos, iglesias y otras impresionantes construcciones.

La iglesia parroquial, conocida como la «colegial de Santa María» o como la de Nuestra Señora de los Corporales, es una buena muestra gótica instaurada en Daroca y alberga en su interior la reliquia de los Corporales, uno de los símbolos de esta ciudad. Éste mismo templo acoge un interesante museo en el que contemplar valiosas piezas de orfebrería, cuadros y retablos.

Otras construcciones religiosas son la iglesia de San Juan, la de San Miguel, la dedicada a Santo Domingo de Silos, el convento de Santa Ana, la iglesia de Nuestra Señora del Rosario, el convento de los Escolapios y la ermita de la Virgen de Nazaret.

Además, la arquitectura civil, con soberbias casas y palacetes, se reparte por todo el casco urbano. Daroca es sin duda una ciudad abierta que da buena cuenta de la historia y los estilos impregnados en sus calles.

Cruce De Caminos Daroca Capilla

Rutas junto al río

Ruta del Alto Jiloca: Tomando la N-234 rumbo a Teruel, merece la pena seguir el cauce del río Jiloca haciendo paradas en Burbáguena, Báguena o Calamocha. A partir de aquí podrá visitar las ciudades iberorromanas de «El Cerro de San Esteban» en El Poyo del Cid y de «La Caridad», en Caminreal.

Ruta del Piedra: Si tomamos como referencia la carretera C-211 en dirección a Molina, llegaremos a la laguna de Gallocanta. Desde allí continuaremos hasta la localidad de Torralba de los Frailes para contemplar las hoces del río Piedra o seguiremos hacia tierras bilbilitanas. Todo un espectáculo.

Laguna de Gallocanta

Catalogada como Zona de Especial Protección para las Aves, Gallocanta es la mayor laguna interior de Europa en la que conviven más de 200 especies de aves formando un espectáculo natural inmejorable. Además de este mosaico faunístico en el que sobresalen grullas, patos, ánades y garzas reales, entre otras, aparece una flora dominada por bosques degradados de encinas, robles y quejigos. Se trata de un impresionante ecosistema digno de contemplar en temporada de migraciones, hacia finales de noviembre y febrero.

Cruce De Caminos Laguna De Gallocanta

Otros puntos naturales

Las sierras de Herrera de los Navarros y la de Santa Cruz representan un lugar ideal para practicar senderismo, contemplar a su vez una fauna dominada por corzos y jabalíes o acercarse hasta el nacimiento de los ríos Jiloca, Huerva y Piedra. Otro de los paisajes naturales que bañan la comarca de Daroca se encuentra en la llanura del Campo de Romanos; una planicie de tierras ocres cuyos atardeceres reflejan formas y colores espectaculares.

Las ruinas de Belchite

Cruce De Caminos Belchite

Lo que se conoce como «ruinas consolidadas» no es sino el resultado acontecido durante la Guerra Civil. El pueblo viejo de Belchite, fiel testigo de esta contienda, es una de las muestras que verifican aquellos tiempos de guerra. Hoy, entre ruinas, se ha convertido en un solicitado reclamo turístico. Pasear entre sus calles y contemplar los efectos de la guerra sobrecogen al más intrépido visitante.

En la oficina de turismo de la localidad se pueden concertar visitas guiadas al Pueblo Viejo. Un recorrido a lo largo y ancho del Belchite histórico marcará paradas obligatorias en los siguientes puntos:

  • Calle mayor: La principal vía de comunicación de ésta silenciosa villa. Comienza en el Arco de la Villa y a ambos lados de la calle van surgiendo fachadas de un admirable valor artístico.
  • Arco de la villa: Se cree que fue la puerta de acceso a Belchite. Su construcción responde a un estilo barroco- mudéjar del XVIII y conduce a la calle mayor.
  • Convento San Agustín: Ubicado junto a la plaza del mismo nombre el convento también corresponde al barroco- mudéjar.
  • San Martín de Tours: Sin duda la construcción más sólida de cuantas quedan a excepción de las capillas y la cúpula ya que éstas están destruidas. Los restos principales se centran en los muros, la portada y la nave lateral. Al igual que otras edificaciones, se utilizó para su construcción el ladrillo y la piedra. Destaca la torre principal.
  • Convento de San Rafael: Junto a la anterior iglesia se alza éste convento que perteneció a la Orden de las Dominicas de San Rafael y que fue construido en el siglo XVIII.

Oficina de turismo de Belchite: 976 83 07 71
www.belchite.es

Cruce De Caminos Belchite DMC

Una vida en torno a Goya

En la confluencia de los ríos Aguasvivas y Huerva, en medio de un paisaje agreste y lleno de contrastes, se alza la villa de Fuendetodos que ha inmortalizado su nombre gracias al genial pintor aragonés Francisco de Goya y Lucientes.

Esta localidad centra todos sus recursos en la obra y figura del artista destacando por encima de otros, el Museo del Grabado donde se expone la documentación de su obra y la casa natal del maestro declarada monumento Histórico y Artístico. Además de estos espacios dedicados a Goya, la iglesia, casi en segundo plano, dedicada a la Asunción de la virgen, es un claro ejemplo de transición del mudéjar al barroco del siglo XVII.

Merece mucho la pena realizar un desplazamiento que, además, se completará con la visita en Muel donde el artista también dejó su sello impregnado en la Ermita de la Virgen de la Fuente.

La Malena

A tan solo dos kilómetros de Azuara, dirección este, se encuentra La Malena, una villa rústica romana que data del siglo IV d.C. Las continuas excavaciones fueron descubriendo gran parte de la zona noble de esta villa que está distribuida en torno a un gran patio central de planta cuadrangular y que está rodeado por comedores pavimentados con unos hermosos mosaicos. Junto a estos salones se abren más de cuarenta habitaciones, algunas de ellas decoradas con mosaicos policromos.

Vinos y bodegas

Numerosas empresas vinícolas de la Denominación de Origen Cariñena abren sus puertas al público para mostrar «in situ» todos los procesos de elaboración que sigue el vino una vez recepcionado en la bodega, así como las instalaciones propias de cada firma.

Museos

Una curiosa forma de impregnarse de toda la riqueza de estas tres comarcas puede hacerse a través de los distintos museos que se reparten por toda su geografía. En el caso de Cariñena el Museo del Vino refleja la tradición y la actualidad vinícola de la denominación de origen apoyado en un equipo humano que respalda la visita.

Si nos trasladamos hasta Daroca, el Museo de los Corporales servirá como punto de referencia para rememorar el milagro más simbólico de esta localidad. Otro de sus museos, el de la Pastelería Manuel Segura, refleja los procesos seguidos para la elaboración de las laminerías más características de esta empresa.

Y como centro de interpretación del medio ambiente, el Museo de Aves de Gallocanta informa sobre las aves migratorias que habitan en la laguna y el entorno natural que las rodea.

En el Museo del Grabado de Fuendetodos el visitante puede conocer esta técnica y conocer la figura de Goya a tan solo 100 metros de su casa natal.

Cruce De Caminos Castillo De Daroca 2

Rutas a pie

La principal vía especialmente recomendada para senderistas y caminantes que transcurre por estas tierras es la GR90, una gran ruta que se inicia en la localidad de Romanos y que atraviesa la Sierra de Algairén desembocando en el macizo montañoso del Moncayo. En esta misma sierra existen otras variantes más accesibles que bien se pueden realizar a pie o en bicicleta de montaña. El embalse de Las Torcas, en el municipio de Tosos, también es un agradable espacio para pasear junto al embalse. Además, existen fuentes y merenderos para realizar cuantas paradas sean necesarias.

Las Sierras de Herrera de los Navarros y la de Santa Cruz, ubicadas en el Campo de Daroca, representan otro interesante espacio natural para la práctica de senderismo. En esta zona no dejaremos de ver los nacimientos de distintos ríos, unos oasis de gran belleza.

Hay que tener en cuenta que, aunque se trate de baja montaña, es necesario tomar las precauciones necesarias, así como previsto del equipo necesario (botas de montaña, ropa de abrigo, agua, chubasquero, mapas y brújula, entre otros).

Así pues, Cariñena, Belchite y Daroca poseen numerosas arterias en forma de pistas y senderos para conocer a pie todos sus encantos. Merece la pena descubrirlos.

Si continúa navegando consideraremos que acepta el uso de cookies propias y de terceros. Más información sobre nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies